Piercings: Todo lo que debés saber antes de hacerte uno

Durante mucho tiempo los piercings o perforaciones, fueron utilizados como medios para expresarse en diferentes culturas. Los antiguos egipcios, por ejemplo, perforaban sus ombligos, lo que para ellos, significaba realeza. Los centuriones romanos, llevaban anillos en el pezón como un signo de virilidad y coraje. Los esquimales, perforaban los labios de las mujeres como parte de un ritual de purificación, entre muchas otras antiguas civilizaciones que le daban un significado especial, dependiendo de su costumbre.

A finales de los 90, los piercings ganaron popularidad en la sociedad y en la actualidad, hasta es común ver a una persona con perforaciones en el cuerpo.

piercingsss

Actualmente, ya se trata de algo meramente estético y un gusto personal, más que nada. Sin embargo, a pesar de que sea algo muy atractivo, antes de hacerse uno, se debe tener en cuenta muchos factores, especialmente, considerando que el hacerse un piercing significa modificar tu cuerpo y por eso hay que tener mucho cuidado, pensar bien antes dónde, como y con quién hacerlo para que todo salga bien.

Particularmente, son algo que a mí me gusta mucho, en especial en la oreja y la nariz.Antes de hacerte un piercing, te recomiendo no tomar la decisión sólo por influencia de tus amigos o porque está de moda. Tomá la decisión de manera responsable y consciente.

06960a2563848909ace35046c9a1a1c8

Te dejo algunas recomendaciones que te pueden ser de utilidad antes y después de hacerte un piercing:

Antes

Elegí un lugar profesional: Esto es lo más importante, porque tenés que estar seguro/a de la higiene y del procedimiento que utilizan. El material debe ser nuevo y esterilizado. No tengas miedo de preguntar y poder dispersar toda duda que tengas, el encargado debe explicarte los pasos y los cuidados que debés tener.

Prejuzgamiento: La gente tiende a prejuzgar a una persona sólo por su aspecto. También debés tener en cuenta, que en el área laboral, hay empresas donde no contratan a personas tatuadas o perforadas (cosa que me parece algo totalmente sin sentido), en especial, si el piercing o tatuaje está en una parte muy visible.

Elegí bien la parte del cuerpo: Debés saber que hay partes del cuerpo como el ombligo, los pezones, las cejas o los labios, en donde es más fácil que puedan ser arrancados o que puedan quedar enganchados en la ropa. También recordá que las zonas mucosas (nariz, lengua, boca) son más propensas a contraer infecciones, por lo que deberás tener mucho más cuidado mientras los llevás puesto.

Reflexioná sobre tu salud: Al perforarte, tenés que estar libre de infecciones o enfermedades, porque un simple resfriado, por ejemplo, debilita tu sistema inmunológico y un elemento extraño que se incorpore a tu organismo, tu defensa disminuye. También recordá que el piercing debe hacerse sobre piel sana, sin alergias ni enfermedades dermatológicas.

Después

Una vez que hayas tomado la decisión después de haber analizado y considerado todos los puntos necesarios, para que tu piercing se vea bien y no te cree ningún inconveniente, es recomendable:

Evitar ponerse piercings pesados ni muy gruesos al principio: Cuando te hagan la perforación asegurate que te coloquen una pieza de acero inoxidable quirúrgico, ya después vas a poder hacer el cambio por el elemento que desees.

Dejá que sane la herida: Evitá tocar el piercing a cada rato y menos con las manos sucias.

Desinfectarlo: Lavá la perforación siempre con agua (mejor si es tibia) y jabón antibacterial. Nunca uses alcohol, para no irritar más la piel.

Evitar usar cremas y baños en piscinas: No conviene extender maquillaje o cremas sobre el orificio. Tampoco es recomendable bañarse en piscinas, porque que el cloro es muy malo para la curación.

 

¿Y vos, te animás a hacerte un piercing o ya tenés uno?

Dejá un comentario

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *