Visitando viveros en Asunción para salir de lo cotidiano

Para visitar lugares que parecen sacados de un cuento de hadas en Paraguay, ni si quiera es necesario salir de la capital.

Hace poquito, un sábado soleado de mañana, estábamos con Nato volviendo de una consulta médica. Aprovechando la época de lapachos que inundaban la ciudad con su rosa resplandeciente, yo estaba muy concentrada tratando de tomar fotos desde la ventanilla del auto a los árboles luciéndose en las veredas de las calles, cuando él sorpresivamente me dice: “Ahora que estamos cerca, ¿querés que te muestre un lugar que sé que te va a gustar mucho?”.

Impulsado por mi curiosidad, mi ansioso “¡Sí!” no se hizo esperar.

Estábamos a pocas cuadras y girando desde la Avda. Choferes del Chaco, nos fuimos desviando de la vista de los edificios modernos, altos e imponentes, mientras empezaba a visualizar el colorido inmenso de las flores y plantas invadiendo las calles.

El olor a tierra mojada comenzó a acariciar nuestras fosas nasales.

Había un montón de locales que se dedican a la venta de flores, plantas, semillas, planteras y todo lo relacionado con mantenimiento y construcción de jardines. Los viveros eran inmensos, tanto, que parecían pequeños bosquecitos.

Los empleados eran bastante amables y mientras ibas observando, ellos desempeñaban sus tareas diarias regando las plantas, flores y acomodando todo para sus clientes.

Los precios son muy económicos. ¡Hasta llegamos a encontrar unas planteritas desde G. 2.500! Eran de esas que son para pintar y son pequeñitas, como para cactus.

Por otra parte, las plantitas suculentas, tunas, cactus con una planterita pintada y colorida, los encontramos desde G. 10.000 y las que tienen planteritas de plástico y más pequeñas, las encontramos dede G. 5000. ¡Muchísimo más económico que el precio por el que se suelen vender en los shoppings y tiendas!

 

Además de plantas y planteras, también hay negocios en donde venden decoraciones para el jardín y en una de ellas, pudimos ver una pequeña exposición de antigüedades, especial para los amantes de lo vintage.

Les comparto más fotos que pude tomar:

 

Si quieren despejarse un ratito y salir de lo cotidiano aunque sea por unos instantes, visitar estos viveros les va a cambiar el día con su frescura, trato amable del personal y acogedoras fachadas coloridas que ya desde lejos puede apreciarse.

¡Contame si te animaste a visitar estos preciosos viveros bien ocultos en Asunción!

Dejá un comentario

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *